Cinco curiosidades de la Semana Santa en la provincia de Zaragoza

Cinco curiosidades de la Semana Santa en la provincia de Zaragoza

Procesiones, tambores y bombos son sin duda una seña de identidad de la Semana Santa en Aragón. Sin embargo, cada localidad tiene sus propias tradiciones y costumbres, haciendo de esta fiesta algo único y diferente en cada rincón de nuestra comunidad.

Cada dos años y desde 1995, la Asociación de Cofradías de Morata de Jalón organiza su ya tradicional concurso ‘Coplas de Pasión’. La copla ganadora, que en vez de estar acompañada con música de rondalla lo hace con tambores y bombos, es cantada en la iglesia el día del Pregón de Semana Santa, y durante el Santo Entierro, al paso de la procesión por el balcón del antiguo ayuntamiento. La localidad también conmemora este año el 125 aniversario de la Cofradía de Jesús Nazareno, con una exposición de fotografías y de la evolución de los trajes, además de la primera peana en la que se portó al Nazareno, que data de 1892.

  • Subasta de pasos en Biel

En esta localidad de las Cinco Villas, antes de iniciar la procesión del Viernes Santo, se hace una subasta en la que los asistentes pujan por llevar las diferentes pasos. Esta tradición se inició hace más de un siglo, ya que antiguamente el honor de llevar los pasos provocaba discusiones entre la gente del pueblo. El dinero obtenido en la subasta se destina a la mejora y conservación de los pasos y trajes.

  • El Encierro del Alcalde en Épila

Según la tradición, al finalizar la misa que se celebra el Jueves Santo, las hostias consagradas no se guardan en el sagrario como es habitual, sino que se depositan en el Monumento de Semana Santa que se instala en las iglesias. En la localidad de Épila, la llave de este Monumento se entrega de manera solemne al alcalde, que tras finalizar el acto religioso es acompañado a su casa por el pleno municipal y por las autoridades eclesiásticas. El alcalde tiene obligación de no salir de su casa hasta la mañana del Viernes Santo, momento en el que la misma comitiva pasa a recogerle y se recorre en procesión las tres iglesias de la villa de Épila. Esta tradición se celebra en el municipio desde el año 1663,  y desde entonces ningún alcalde se ha negado a cumplirla.

  • El canto del ‘Reloj de la Pasión’

Gotor, Fuencalderas o Sos del Rey Católico son algunas de las localidades en las se canta el ‘El Reloj de la Pasión’, un canto religioso que narra hora por hora todas las escenas de la Pasión y Muerte de Cristo, desde el lavado de pies que Jesús hizo a sus discípulos hasta el Santo Entierro.

  • ‘La muerte’ de Ateca

La procesión del Santo Entierro es algo que se celebra en la mayoría de localidades, pero en Ateca se hace de manera muy especial. Los vecinos salen caracterizados como personajes bíblicos en la procesión, que está encabezada por una peana con un esqueleto con guadaña que se denomina “la muerte de Ateca”. Lo peculiar de esta procesión es que se trata de un esqueleto humano auténtico, engarzado con alambre y que salió por primera vez en 1661.

Comentarios

Comentarios