Cambio de vialidades afecta al 87% de los comerciantes en Parral

Cambio de vialidades afecta al 87% de los comerciantes en Parral

Un 87 por ciento de los comerciantes ha manifestado afectación en el cambio de vialidad, luego que se llevara a cabo la reingeniería vial.

Tras los cambios en la circulación vial de la ciudad, se realizó un sondeo con 31 comerciantes para conocer si les ha beneficiado o afectado.

En esta muestra un total de 27 encuestados afirman que les ha afectado el cambio y que han sufrido caída en sus ventas hasta del 80 por ciento.

Los lugares en los que se llevó a cabo la consulta con los comerciantes, son: Juan Rangel de Biesma, 20 de Noviembre, Boulevard, Rayo, Carlos Fuero y Lerdo.

De los 31 comerciantes entrevistados, algunos hicieron sugerencias entre las que está que queden los sentidos de las calles como estaban, que haya estacionamientos, que hagan otros cambios viales, entre otros.

Los comerciantes opinan.

Jorge Díaz y Claudia Huerta, quienes se dedican al negocio de rotulista y venta de ropa, dijeron que, debido a los efectos negativos, se emprendió entre los vecinos un levantamiento de firmas para que se dé marcha atrás.

Por su parte, Karen Huerta, quien se dedica a la comercialización de accesorios, indicó que lo único que ha conseguido con los cambios es la afectación en las ventas por las “rodeaderas”. Ha dejado de percibir hasta 40 por ciento de lo que vendía. “Queremos que dejen el sentido como lo tenían”.

Susana Peña se dedica a la venta de abarrotes, manifestó que el problema ahora sólo es rodear para al final no tener estacionamiento y volver a dar vueltas. Todo ello desencadena en una reducción en ventas, en más del 30 por ciento.

Asimismo, Martha Olivia Vizcaíno de Puga y Martha Olivia Puga, quienes atienden una tienda de regalos, así como Maximina Silva Muñoz, que vende medicinas naturales, agregaron que les ha parecido bien la fluidez del tráfico; sin embargo, reconocieron que se han visto afectadas en las ventas de sus negocios, debido a la eliminación de cajones de estacionamiento.

Soledad Baca, propietaria de una talabartería, dijo que no hay suficientes estacionamientos. Agregó que el proyecto de modificaciones viales está pensado en facilitar el acceso a los que ingresan a la ciudad.

Mauricio Terrazas, quien tiene un negocio de artículos ortopédicos, agregó que no hay estacionamientos en el sector; sugirió que se debería cambiar el sentido de las calles. Juan Rangel de Biesma debería tener un sentido de subida y la 20 de Noviembre de bajada. Asimismo, que el acceso a la Juan Rangel, que se encuentra junto al puente que hace cruce con al boulevard Ortiz Mena, no está siendo usado y alimentaría y desahogaría la circulación.

Por su parte, Bertha Hernández, mencionó que no hay estacionamientos; ocasionando una disminución de las ventas del 30 por ciento. Leticia Méndez sugiere que vuelva el sentido de la circulación vehicular a como se encontraba.

Angélica Moreno, encargada de un negocio de accesorios para dama, señaló que deberían haber repartido croquis impresos, indicando cómo se iba a realizar la nueva circulación. Además faltó que colocaran semáforos preventivos. Sugirió que la Juan Rangel de Biesma sea de subida y la 20 de Noviembre de bajada.

Guadalupe Peñalver, expendedora de alimentos del Boulevard, indicó que sus ventas han disminuido 70 por ciento. Pide a las autoridades que hagan conciencia de regresar al antiguo sistema vial.

A su vez, Pedro Sánchez, gerente de una empresa de carnicería, menciona que los resultados de clientes que arroja son bajos en comparación a los registrados cuando el Boulevard tenía sus dos sentidos viales.

Gabriel Ramos, gerente de una tienda de artículos de ferretería, comentó que ha notado que el número de clientes no es el mismo, cree que es debido a que los autos pasan con alta velocidad.

Asimismo, el gerente de una mueblería, quien omitió su nombre, comentó que ha perdido clientes foráneos. Las ventas han disminuido hasta 50 por ciento desde que se implementó el nuevo sentido vial.

Por su parte, Miguel Cordero, dueño de un local de frituras y dulcería, coincidió que la caída de sus ventas es aproximada al 50 por ciento.

Armando Lozano, de la calle Del Rayo, propietario de una tienda de refacciones para vehículos, señaló que las ventas han bajado 40 por ciento.

En tanto, Luz Imelda Castillo, expresó que las ventas en la panadería donde labora han bajado 20 por ciento. Sentenció que lo correcto sería dejar la calle como antes; que sea de dos sentidos para beneficio de todos.

En este punto, María Guzmán Gardea, dueña de una farmacia que se ubica frente al mercado, comentó que las ventas han bajado 30 por ciento. “Todo debería regresar a la normalidad, que sea de dos sentidos la Del Rayo.

Yolanda Susana Rubio Hernández, dueña de un salón de belleza, explicó que sus ventas, en las últimas semanas han disminuido.

Respecto a la calle “Carlos Fuero”, David González Baca, propietario de un establecimiento donde venden equipo para puntos de venta, como cajas registradoras y básculas, dijo que sus ventas se han visto disminuidas hasta 80 por ciento.

“La circulación antes estaba bien; ojalá que el Presidente reconsidere”.

En esa misma calle está una tienda de abarrotes propiedad de Enriqueta Cordero, quien dio a conocer que sus ventas han disminuido 40 por ciento. “Ojalá que todo sea como antes”.

El ingeniero Martín Ricardo Flores Moya, propietario de la veterinaria Regina, indicó que la situación le ha derivado en una disminución del 20 por ciento en las ventas.

En tanto, Rosario García, encargada de una tortillería, coincidió que sus ventas han disminuido un 20 por ciento.

Karen Barraza, quien cuenta con una tienda de abarrotes, dijo que las ventas han bajado 40 por ciento.

Lucio Medina, quien tiene una peluquería, expresó que el cambio le ha afectado y ha bajado la clientela 50 por ciento, ya que no asiste tanta gente como antes.

Para Eduardo Juárez, quien tiene un comercio de abarrotes, expresó que el tránsito es más ágil y se puede apreciar. En lo que compete a ventas no le ha afectado.

 

Comentarios

Comentarios