Los Cronistas deportivos
Dirección: Manuel Ruiz
Tu Espacio Informativo

Entreteniemiento

Publicado el: 08/15/18 7:11 PM

El caso del Periodista que vio morir a Elvis

El 16 de agosto de 1977, Cole -quien por entonces se desempeñaba como corresponsal de la BBC en Washington DC– se encontraba realizando una entrevista a un abogado en la capital norteamericana cuando escuchó a la secretaria del letrado gritar: “¡Oh, Dios mío!”. El alarido fue desgarrador y todos supieron que algo grave había ocurrido. “¡Elvis Presley ha muerto!”, continuó y no pudo hablar más. La mujer encerró su rostro con sus manos y comenzó a llorar.

Millones y millones de fanáticos a lo largo del mundo hacían lo mismo a medida que conocían la triste novedad sobre el Rey del Rock and Roll.

Al conocer la impactante novedad, la nota de Cole se interrumpió. El reportero hizo lo que debía hacer. Junto con su camarógrafo, Bob Grevemberg, empacaron de inmediato y fueron en taxi hacia el aeropuerto. Ya sospechaba que los próximos días serían emocionantes y llenos de adrenalina. Destino: Memphis, Tennessee.
La familia, los médicos y la policía quisieron ocultar la droga que había en el cuerpo de Elvis Presley al momento de su muerte. Cómo nació la teoría sobre su

Al arribar a la ciudad del Rey, Cole recordó que “extrañamente nadie estaba hablando” sobre Elvis. “No había nadie en las calles, ni reunidos en las esquinas”. A la mañana siguiente, con Bob se dirigieron al lugar donde deberían tener más información, es decir, a la mansión del cantante, la famosa Graceland. Pero tampoco había nadie allí.

“Le presenté mis credenciales al guardia de seguridad que estaba allí y pedí hablar con algún miembro de la familia Presley”, recordó el periodista en una columna escrita para el diario inglés Daily Mail. “Mientras esperábamos, algunas personas se acercaron. Me di cuenta de que Elvis era una estrella más grande en Gran Bretaña que en los Estados Unidos. Nos encanta la nostalgia. Los estadounidenses siempre quieren lo nuevo”, reflexionó.

Luego de dos horas de esperar frente a los portones de la residencia, el sheriff de Memphis se presentó ante el reportero para invitarlo a ver el cuerpo de Elvis Presley por pedido de la familia. “No estaba seguro de querer visitar al muerto, pero en mi interés periodístico, acepté”, recordó Cole.

“El sheriff me tomó del codo y comenzó a caminar por el sendero serpenteante que asciende a una pequeña colina hasta Graceland, con sus columnas blancas y su frontón clásico. Me condujo a través de las puertas a una escena que nunca olvidaré”, escribió Cole 41 años después de aquella jornada histórica.